Home Historia del Grupo Radio Pandilla Tienda Canta con La Pandilla Discografía TV Pandilla En un Mundo Nuevo La Pandilla en Apuros Fotos 1970-1973 Fotos Mari Blanca Gaby Javier Ruben Colección de Alfred Gaby en Puerto Rico La Pandilla 2004 Fan Club Noticias Pide a La Pandilla Rompecabezas Grupo de Facebook Contáctanos Foro


Gaby, Blanca y Javier, y con este servidor (foto de la derecha) Noviembre 7, 2003 en Madrid.

He tardado año y medio en escribir esto, pero aún lo recuerdo como si fuera ayer. ¿Cómo ocurrió todo? Fue todo pura coincidencia.

 

En septiembre del 2003 mi esposa y yo estábamos pensando en hacer un viaje de vacaciones y teníamos varios destinos para escoger. Originalmente íbamos a ir a Las Vegas, Nevada o a Nueva York. Empezamos a buscar precios para pasajes y nos dimos cuenta que al incluir gastos de avión, hotel, comidas, etc., salía casi lo mismo ir a Las Vegas que ir a Europa. Así, que finalmente decidimos ir a Europa.

 

¡Nunca me imaginé que iba a poder brincar el océano Atlántico por primera vez en mi vida y mucho menos que me pasaría lo que les voy a contar! En una conversación con un amigo mío que acaba de regresar de Europa, me contó que era recomendable ir la primera vez en un tour o excursión grupal para ir conociendo las ciudades. Así que, luego de buscar precios para excursiones, nos gustó una que incluía las tres ciudades que yo consideraba que deberían ser las primeras en ver: Madrid, París y Londres. Claro, mi esposa sabía muy bien que siendo yo un ex-DJ, ahora publicista y coleccionista musical, también soy un fanático empedernido de Los Beatles (Londres) y de La Pandilla (Madrid), pero bueno, ella estaba encantada.

 

El viaje finalmente sería para principios de noviembre viajando de San Juan, Puerto Rico a Filadelfia y de ahí al aeropuerto de Barajas en Madrid, donde comenzaría nuestro tour. Ya el web site del fan club de La Pandilla llevaba dos años online y había desarrollado una buena amistad con Alfred D. Herger, quien me ha ayudado múchisimo a desarrollarlo. Da la casualidad que una semana antes de viajar a Madrid, se me acabaron los CD’s que vendo a través del web site y llamé a Alfred D. Herger para que me diera más inventario para la venta. Lo primero que le comenté fue: "¿Sabes qué? Voy a Madrid. ¿Quieres que te traiga algún disco de allá?". En seguida me contestó: "Ah, pues te voy a conseguir los teléfonos de los muchachos para que los conozcas. Dudo que puedas ver a los gemelos, pues viven lejos de Madrid, pero quizás puedas ver a los demás, por lo menos a Gaby (quien estuvo de visita en la isla dos años antes). Hace años que no los veo, pero me dicen que Blanca está muy guapa. Grace es la que mantiene algún contacto con ellos." El corazón se me quería salir del pecho. Estando en la sala de la casa de Alfred, empezó a buscar los teléfonos y no los encontró. "Espera que creo que tengo el de Gaby por ahí, vengo ahora." Tampoco lo encontró. Llamó a su hija Grace Marie para preguntarle el teléfono y el e-mail de su primo Ito allá en Madrid. Grace le dio el número y el e-mail. "Lo que tienes que hacer es escribirle a Ito un e-mail diciendo quién eres y el te consigue los teléfonos y direcciones de ellos. Ito es puertorriqueño y lleva años viviendo en Madrid y era mi contacto con el grupo mientras los manejé."

 

Así hice y llegué a Madrid sin saber si podría darse el milagro. Ito, cuyo verdadero nombre es Carlos Rivera Mendoza y es abogado en Madrid (el mismo que aparece como productor ejecutivo del último LP del grupo en el 1977), quedó en enviarme un fax al hotel con la información luego de hablar por teléfono desde el hotel.

Tenía dos días libres antes de que comenzara el tour, así que aprovechamos para dar una vuelta por la ciudad donde vimos al famoso Guérnica de Picasso y al Palacio Real, entre otros sitios de interés y de regreso al hotel, allí estaba el fax esperando por mí. Era una sola página y leí: "La Pandilla" y debajo tenía los cinco nombres de cada uno de ellos con sus direcciones físicas y teléfonos. ¡Increíble! Subimos al cuarto del hotel (era aún como las 3 PM) y agarré la lista. Siempre he sido tímido para estas cosas, pero bueno, el primer número que marqué fue el de Blanca. Me contestó una voz femenina muy dulce y jovial diciendo que llamé a una clínica veterinaria. "Hello. ¿Se encuentra Blanca Ruiz, por favor?" Enseguida la misma voz me contestó: "Pues me has encontrado. ¿Me puedes llamar en diez minutos que estoy operando un perrito y lo tengo que cocer? ". Luego de identificarme quien era, le dije "Pues claro, gracias mil." Estaba blanco y mi esposa se dio cuenta. No lo podía creer. Llamé a Javier y a Gaby y no los conseguí. A Javier le dejé mensaje con la persona que contestó y lo que me salió al llamar a Gaby fue una máquina contestadora con un mensaje súper cómico.

 

Pensé que si Blanca estaba operando era mejor darle un poco de más tiempo, asi que salimos de nuevo a dar otro paseo por la ciudad.

 

Al otro día pude finalmente conseguir a Javier. Ya sabía quien yo era y lo primero que me dijo fue que ya había visto el web site y que tenía que corregirle par de errores en la biografía del grupo. "¡Pues claro, para eso quiero hablar con ustedes, para que me ayuden a mejorarlo y me cuenten la verdadera historia del grupo!" Le comenté que había hablado con Blanca pero que no encontré a Gaby (lo había llamado una segunda vez y le había dejado recado con Pilar). "No te preocupes, que yo me encargo de Gaby. Habla con Blanca y lo que acuerden está bien conmigo." Así que acordé con Blanca en reunirnos en el lobby de mi hotel como a las 8:30 PM de la noche siguiente (un viernes), pues ella tenía compromisos familiares esa noche.

 

Era el viernes 7 de noviembre del 2003 y nuestro tour comenzaba la mañana siguiente a las 8:00 AM. Llegamos al hotel como a las 7:00 PM cansados de recorrer el Museo del Prado, el Parque del Retiro, la puerta de Alcalá y otros lugares de Madrid. Madrid es una ciudad mágica, espectacular, y tan parecida a Puerto Rico en su arquitectura (pero obviamente mucho más grandiosa y majestuosa) que me sentía como si estuviera en casa.  En ese momento mi esposa, ya cansada, me dice que vaya yo a conocer a La Pandilla, que ella se queda descansando en la habitación. Ya que nunca conoció lo que era La Pandilla, pues nació y se crió en Chicago durante los 1970’s, su recuerdo musical más remoto era Menudo, a quien escuchó a su llegada a Puerto Rico en el 1983. Quizás por eso no comprendía la emoción que sentía luego de no saber nada sobre La Pandilla desde su último concierto de despedida en diciembre del 1977 en el desaparecido Cinema 4 en Guaynabo (hoy en día Estudio Luis Vigoreaux de WAPA TV).

 

Ya los había conocido en persona en el 1974 cuando comenzaron el segundo quinteto y Edgardo Díaz los llevó a una visita al Hogar del Niño en Río Grande, Puerto Rico a pedido del Club de Leones del cual mi padre era el presidente ese año. Yo estuve todo el tiempo parado dentrás de ellos mientras cantaron acapella "Una Brisa Nueva" del LP de El Alacrán. Claro, jamás se iban a acordar de eso más de 20 años después. Yo tendría apenas 6 ó 7 años en aquel entonces (soy más o menos de la misma edad que los ex-Menudos del Reencuentro).

 

Como en mis días de editor de revistas en mi escuela superior, bajé al lobby del hotel con mi cámara digital y una grabadora digital de bolsillo que había traído especialmente para esta ocasión. No estaba seguro de reconocerlos luego de tantos años, aunque pensaba que a Blanca la iba a reconocer y que sí había visto a Gaby dos años antes en Puerto Rico. Y aún no tenía seguridad de que Javier haya encontrado a Gaby.  Solo había visto las fotos del 1984 cuando Grace Marie fue con René de Menudo a conocerlos a Madrid. Pasaron los minutos y llegó un grupo de cinco personas y se sentó al lado mío. No eran ellos.

 

En eso bajó mi esposa y cansada me dijo que venía a acompañarme, pues sabía lo importante que esto era para mí. Le di un beso, las gracias y seguimos esperando.  Pasaron los minutos y nos sentamos mirando la entrada el hotel. El Hotel Gran Atlanta (nombre raro para un hotel en Madrid) está a cuadras del Estadio Santiago Bernabeu (donde juega el Real Madrid) en la parte moderna de Madrid y algo retirado del Madrid antiguo y turístico.

 

Ya eran más de las 8:30 PM pero en eso abre la puerta eléctrica del lobby del hotel y entran cuatro personas agarradas de la mano. Enseguida me levanté del asiento y apretándole la mano le dije a mi esposa: "¡Míralos; son ellos!". Me di cuenta, pues reconocí a Gaby a su esposa Tania y a Blanca. Por lógica supe que Javier era el otro, pues de los tres es el que más diferente luce en la actualidad. Vino vestido como todo un ejecutivo financiero con un abrigo fino azul marino con un traje del mismo color y corbata, a diferencia de los otros tres, quienes vestían de forma casual. Si no supiera que era él hubiera pensado que se trataba de un presidente de un banco español o de un abogado. ¡Y sin saberlo, no estaba tan lejos de la verdad!

Nos saludamos y acordamos pasar a la barra del hotel donde los invité a unos tragos (era lo menos que podía hacer). Ito no pudo acompañarlos, pero en honor a la verdad (y le pido mil disculpas), se me olvidó llamarlo con tanto ajetreo y emoción. Una vez llegamos a la barra fuimos testigos mi esposa y yo de una verdadera reunión de cuatro viejos amigos que hacían años que no se veían. Se intercambiaron fotos de sus niños (Gaby y Javier tienen dos cada uno).

 

Me contaron que desde la visita de Gaby a Puerto Rico en el verano del 2001 no se habían visto y que gracias a mi llamada se pudieron ver de nuevo. Les pedí que me permitieran sacarles una foto, a lo que gustosamente accedieron y aquí les enseño, según las tomó mis esposa esa noche.

 

Comenzamos a hablar y les comenté que como tenía varias preguntas que hacerles para revisar el contenido del web site, me dejaran grabar la conversación, cosa que accedieron. ¡Claro, jamás imaginé que me iban a preguntar más de Puerto Rico y de sus amistades allá que yo sobre ellos! Hasta me preguntaron si la Marina de Estados Unidos finalmente había salido de Vieques. Me sorprendí que lo supieran y al decirles que sí, se pusieron contentos. Se habían enterado durante la vista de Gaby y Tania en el 2003 y vieron como la Marina metía presos a reconocidos políticos y artistas locales que intentaban penetrar los terrenos restringidos en Vieques.

 

¿De qué más hablamos? Ah...pues pase a la próxima página... 


Fotos cortesía de Kenneth J. Barreto, Noviembre 7, 2003 en Madrid, España.